1. Corry's
  2. Recursos de Corry's
  3. La angiostrongiliasis y cómo prevenirla

La angiostrongiliasis y cómo prevenirla

El 17 de abril de 2017, el Departamento de Estado de Hawái anunció que el estado había confirmado 11 casos de angiostrongiliasis desde el comienzo del año, y se espera un aumento de este total en cuatro casos más de esta enfermedad transmitida por los caracoles y las babosas.1

Aunque las noticias han permitido conocer mejor esta enfermedad, la angiostrongiliasis no es nada nuevo, y la enfermedad no se limita a Hawái. Las respuestas a las siguientes preguntas comunes sobre los caracoles, las babosas y la angiostrongiliasis pueden ayudarle a protegerse a usted y su familia contra esta enfermedad:

¿QUÉ ES LA ANGIOSTRONGILIASIS?

El gusano del pulmón de la rata es un gusano parásito cuyo nombre científico es Angiostrongylus cantonensis. Las ratas son los anfitriones primarios de este parásito y el único animal en que este gusano puede completar su ciclo vital entero.

Cuando las personas se infectan con el gusano del pulmón de la rata, el parásito no puede madurar plenamente ni reproducirse. Sin embargo, antes de morir, las larvas del gusano del pulmón de la rata recorren el cuerpo humano y se asientan cerca del cerebro, provocando una inflamación potencialmente letal del cerebro y la médula espinal que se conoce como meningitis eosinofílica.

Otro parásito muy emparentado con este, el Angiostrongylus costaricensis se transmite de la misma forma que la angiostrongiliasis y se encuentra frecuentemente en entornos geográficos donde prevalecen los caracoles y las babosas. Este parásito puede alcanzar su fase adulta en los humanos y se concentra en el tracto gastrointestinal.2

¿QUÉ PAPEL JUEGAN LOS CARACOLES Y LAS BABOSAS?

Los caracoles y las babosas sirven de anfitriones intermediarios para el gusano parásito del pulmón de la rata durante la fase larvaria de su ciclo vital normal. Los caracoles y las babosas comunes de los jardines son integrales para la propagación continua de este parásito entre las ratas y los humanos.

Las ratas infectadas pasan las larvas del parásito en sus heces fecales que son ingeridas por los caracoles y las babosas. Las larvas del gusano del pulmón de la rata continúan madurando en sus nuevos anfitriones, los caracoles y babosas que suelen servir de alimento a las ratas. Las ratas que se alimenten de caracoles y babosas infectadas pasan a ser infectadas o reinfectadas y los parásitos maduran en los pulmones de estas ratas y reinician así su ciclo vital.2

Las babosas y los caracoles infectados también pueden transmitirle el gusano del pulmón de la rata a los humanos. Todos los casos conocidos de angiostrongiliasis se vinculan al contacto con caracoles y babosas.2

Los caracoles y las babosas pueden contaminar los productos del huerto con los gusanos parásitos del pulmón de la rata.

¿CÓMO CONTRAEN LA ANGIOSTRONGILIASIS LOS SERES HUMANOS?

Los casos de angiostrongiliasis reportados en Hawái el 17 de abril de 2017 se debieron al consumo humano de una bebida casera hecha con babosas infectadas en una fiesta.1 La mayoría de los casos de esta enfermedad implican casos similares de consumo no intencional de babosas o caracoles infectados ya que la angiostrongiliasis no se transmite por el contacto entre las personas.

Los platos con carne de caracoles mal cocinada suelen ser la causa de esta enfermedad. Las manos contaminadas durante la preparación de alimentos con babosas y caracoles infectados son otra causa de infección. La transmisión solo se produce al comer frutas y vegetales crudos o beber jugos hechos con frutas y vegetales crudos que contengan accidentalmente parte de un caracol o babosa.2 También se piensa que el consumo de frutas y vegetales sin lavar que puedan contener residuos de la mucosidad dejada por babosas o caracoles infectados pueda conducir a casos de infección.3

El gusano del pulmón de la rata también puede infectar a otras criaturas de consumo común como los camarones de agua dulce, los cangrejos de tierra y las ranas. Si se comen crudos o mal cocinados, estos alimentos también pueden transmitirles el parásito a los humanos.1

¿DÓNDE SE ENCUENTRA LA ANGIOSTRONGILIASIS?

El mayor porcentaje de casos de angiostrongiliasis se han producido en las regiones tropicales y subtropicales como las islas del Pacífico, el sudeste asiático y el Caribe. Sin embargo, se han diagnosticado miles de casos en más de 30 países a nivel mundial, incluyendo las regiones de la costa del golfo, el sureste, el oeste y el medio oeste de Estados Unidos.2,3

Este parásito continúa propagándose ya que las ratas infectadas viajan de polizón en los barcos que zarpan hacia otros lugares. Las babosas y los caracoles infectados que sean transportados intencional o no intencionalmente también contribuyen a la propagación.

Las oficinas de aduana y patrullas fronterizas estadounidenses interceptan regularmente babosas y caracoles no deseados y otros moluscos relacionados; pero se espera que la propagación de la angiostrongiliasis en EE.UU. continúe debido a la transportación de un estado a otro de plantas y otros productos que puedan contener babosas y caracoles no detectados.2

A los niños les suele llamar la atención la presencia de caracoles y babosas.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA ANGIOSTRONGILIASIS?

Algunas infecciones de angiostrongiliasis producen síntomas muy leves y de poca duración que desaparecen solos. Sin embargo, otras producen complicaciones severas que pueden amenazar la vida. Los funcionarios de salud consideran que muchas infecciones se quedan sin diagnosticar ya que se confunden con la gripe común y otras enfermedades menores.

Los síntomas pueden aparecer entre un día y seis semanas después de la infección y suelen durar de dos a ocho semanas o más en los casos graves. Entre los síntomas comunes se incluyen el dolor de cabeza, la fiebre baja, nausea, vómitos, rigidez en el cuello y un cosquilleo doloroso en la piel.

Como los parásitos no pueden madurar plenamente en los humanos, estos mueren con el tiempo. Sin embargo, la respuesta inmunológica del cuerpo humano a estos intrusos agonizantes, como la inflamación severa en los casos graves de meningitis, puede representar una amenaza para la vida.22

El otro parásito relacionado Angiostrongylus costaricensis puede incubarse en los humanos por varias semanas, meses o incluso un año. Los síntomas se concentran en la región abdominal y a menudo se confunden con un ataque de apendicitis. Estos parásitos son capaces de madurar en el anfitrión humano, lo que ocasiona problemas abdominales graves y recurrentes.

¿CÓMO PUEDE PROTEGERSE CONTRA LA ANGIOSTRONGILIASIS?

Si usted cree que ha contraído la angiostrongiliasis, busque asistencia médica profesional inmediatamente. Los siguientes pasos de protección pueden servir también para ayudarle a evitar la propagación de la angiostrongiliasis:

1. Edúquense usted, su familia y sus amigos. Dedique cierto tiempo a aprender todo lo que necesita saber sobre los caracoles y las babosas y comparta esa información con otras personas. Eduque a toda la familia, especialmente los niños, para evitar la manipulación de caracoles y babosas. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) reporta que algunos casos se han producido cuando los niños se han comido una babosa o caracol tras ser retado a hacerlo por parte de otro niño.2

Si usted manipula caracoles y babosas en su jardín, use siempre guantes de protección y lávese bien las manos cuando termine. Cuando vaya a viajar, investigue los riesgos antes del viaje y prepare a su familia para cualquier encuentro posible con caracoles y babosas.

Mantener su jardín libre de caracoles, babosas y roedores ayuda a reducir el riesgo de contraer la angiostrongiliasis.

2. Mantenga una limpieza excepcional del jardín y la cocina. La limpieza adecuada del jardín permite que su hogar se mantenga libre de hojas, malezas y escombros que pueden servir de refugio y escondrijos para los caracoles, babosas y roedores. Inspeccione las áreas del jardín meticulosamente para detectar señales de rastros de mucosidad dejada por caracoles y babosas al trasladarse de un refugio a otro y un jardín a otro.

Cuando coma frutas o vegetales frescos, desde los cítricos hasta los tubérculos, lávelos bien para garantizar que no estén contaminados. Use un flujo de agua corriente, no los lave sumergiéndolos brevemente. Lave bien las hojas de lechuga que son una de las plantas preferidas por los caracoles y las babosas, lávelas hoja por hoja. Evite comer productos mal cocinados y jugos crudos cuya preparación esté fuera de su control, especialmente cuando viaje a zonas donde se conoce que pueda haber babosas y caracoles infectados.

3. Aplique un tratamiento a su jardín para controlar las plagas de caracoles y babosas. Un paso clave para evitar la infección de angiostrongiliasis en su familia consiste en eliminar los caracoles y las babosas del hogar y el jardín. Infórmese bien sobre los productos de control de caracoles y babosas para que pueda elegir la opción adecuada para usted. Los controles efectivos y fáciles de usar contra caracoles y babosas de marcas de calidad como CORRY'S y Deadline le pueden ayudar a reducir la exposición de su familia a la presencia de caracoles y babosas además de poner fin a los daños que estas plagas destructoras provocan en las plantas del jardín.

A medida que aumenta el interés en la angiostrongiliasis y que aparecen más casos, aumenta también cantidad de información sobre los riesgos y las medidas de prevención. Para ver la información actualizada más reciente en su región o la zona a donde piensa viajar, consulte con los funcionarios públicos locales, las organizaciones de salud estatales o el CDC.

CORRY'S y Deadline tienen el compromiso de ayudarle a proteger su hogar y su familia contra cualquier amenaza de plagas que pueda surgir.

Lea siempre las etiquetas de los productos y siga las instrucciones con detenimiento.

Corry's con su diseño y Deadline son marcas registradas de Matson, LLC.

Amdro es una marca registrada de Central Garden & Pet Company.

Fuentes:

1. Departamento de Salud (DOH) de Hawái, “DOH News Release: Hawaii Department of Health Confirms Two Cases of Rat Lungworm on Hawaii Island with Four Probably Cases" (Noticias del DOH: El Depto. De Salud de Hawái confirma dos casos de angiostrongiliasis en la isla de Hawái y otros cuatro casos posibles), Estado de Hawái.

2. Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, “Parasites – Angiostrongyliasis (also Known as Angiostrongylus Infection" (Parásitos: Angiostrongiliasis [conocida también como la infección del Angiostrongylus]), Departamento de Salud y Servicios Sociales de EE.UU.

3. Capinera, J. y Walden, H.S., “Featured Creatures: Rat Lungworm" (Criaturas estudiadas: El gusano del pulmón de la rata), Instituto de Ciencias Agropecuarias (IFAS) de la Universidad de Florida, noviembre de 2016.

Recursos de Corry's