1. Corry's
  2. Recursos de Corry's
  3. Cómo cultivar lechugas

Cómo cultivar lechugas

La lechuga es uno de los vegetales más fáciles de cultivar en su huerto y esto se aplica tanto para las cabezas de lechuga grandes como para las hojitas de lechuga tiernas. Y es posible lograr una cosecha abundante de vegetales de hojas hasta en macetas. Siga estos consejos sobre el cultivo de lechugas, otras cosechas de hojas y vegetales para ensaladas, y no tardará en verlos servidos sobre la mesa.

Trasplante las posturas de lechugas al huerto cuando tengan un mes.

Aspectos básicos del cultivo de lechugas

Al llegar la primavera, la lechuga es uno de los cultivos que puede plantar más temprano al aire libre. En cuanto el suelo esté listo para labrar, ya puede sembrar las semillas de lechuga. Existen muchas variedades de lechugas, desde las especies que forman cabezas de lechuga hasta las que se dan en hojas y nunca se agrupan en cabezas. Y hasta puede comprar paquetes de semillas premezcladas que combinan colores desde rojo-morado hasta el verde, y texturas desde las hojas lisas hasta las rizadas.

Las semillas de lechugas pueden germinar en suelos con temperaturas de hasta 40°F (4,44°C), apenas unos grados por encima de la temperatura de congelación. Pero las condiciones óptimas se dan cuando la temperatura del aire alcanza de 60°F a 65°F (11,55°C a 18,33°C).1 Al igual que el repollo y otros vegetales de clima fresco, la lechuga florece en el clima primaveral fresco y luego puede volver a cosecharse en otoño. Hay incluso algunas variedades de lechuga que toleran más calor, pero la mayoría da cosechas rígidas, secas y amargas en el calor del verano.

Las lechugas que forman cabezas como la lechuga romana y la lechuga mantecosa o lechuga Boston tardan más en crecer y cosecharse que las lechugas de hojas. La primavera es la época para que estas cabezas maduren antes de que suba mucho la temperatura. Algunos jardineros siembran las semillas en interiores para prolongar el tiempo de cultivo y algunos viveros ofrecen posturas pequeñas o trasplantes con el mismo objetivo. A diferencia de las lechugas de cabezas, las variedades de hojas son más fáciles y se siembran directamente en el suelo en primavera.

Las semillas de lechugas sembradas directamente pueden cultivarse en surcos amplios y ajustados

Cómo sembrar y trasplantar lechugas

La lechuga es uno de los pocos vegetales que tolera un poco de sombra y el lugar de siembra ideal es el que recibe pleno sol y sombra al final de la tarde, especialmente al acercarse el verano. Los suelos bien drenados y ricos en materia orgánica brindan la base perfecta para todos los tipos de lechugas. Antes de sembrar, mezcle abono orgánico y un fertilizante bien balanceado como el nutriente multiuso para plantas Pennington UltraGreen de 10-10-10 con la tierra. La lechuga se cultiva mejor cuando el pH del suelo oscila entre 6,0 y 7,0 que es el rango en el que se desarrollan la mayoría de las plantas.

Las posturas de lechugas están listas para trasplantar al jardín a las tres o cuatro semanas. Aclimate gradualmente los trasplantes a las condiciones exteriores antes de sembrarlos. Trasplante las cabezas de lechugas como la romana, la repollada o iceberg y la Boston a intervalos de 10 a 12 pulgadas (25,40 cm a 30,48 cm) en surcos separados a unas 15 a 18 pulgadas (38,10 cm a 45,72 cm). Conserve esta distancia si las siembra en macetas o jardines mixtos.

Para las lechugas de hojas sueltas, siembre las semillas en la tierra del jardín. Plante de 4 a 6 semillas por pulgada (2,54 cm) en surcos separados al menos a 2 pulgadas (5,08 cm). Muchos jardineros siembran la lechuga en franjas de un pie (30,48 cm) de ancho, simplemente mantenga una amplitud apropiada para la cosecha. Cubra ligeramente las semillas de lechuga con 1/8 pulgada (0,31 cm) de tierra y compáctela suavemente para garantizar un buen contacto de la semilla con el suelo.

Según la variedad, la mayoría de las lechugas alcanzan la madurez entre 30 y 60 días tras la siembra. El paquete de semillas especifica el tiempo normal para la lechuga que usted eligió. Siembre lechugas en el otoño de 4 a 8 semanas antes la primera helada otoñal que se espera en su área. Para lograr cosechas casi continuas en primavera y otoño, siembre las semillas sucesivamente cada dos o tres semanas. 

. La cosecha de lechugas que se forman en cabezas tarda más que la cosecha de las variedades de hojas sueltas.

Cómo cuidar los cultivos de lechugas

Sin importar la variedad, el riego adecuado es crucial para cultivar lechugas. Las hojas jugosas y crujientes necesitan de la humedad del suelo para crecer debidamente y tener un sabor agradable. Riegue las lechugas cuando se seque la capa superior de una pulgada (2,54 cm) del suelo. En los climas más cálidos el riego deber ser más frecuente.

Estimule el crecimiento de hojas robustas con una nutrición regular. Un fertilizante natural a base de pescado como el fertilizante a base de pescado Alaska de 5-1-1 brinda nitrógeno necesario para las lechugas. Elimine las malezas de su jardín ya que estas compiten por el agua y los nutrientes. Aplique una capa de mantillo orgánico o paja limpia sin hierba para prevenir las malezas y mantener la humedad del suelo.

Coseche las lechugas cuando las cabezas estén plenamente formadas, o antes si las prefiere sueltas. Use un cuchillo afilado y limpio para cortarlas al nivel del suelo. Las lechugas de hojas brindan más opciones; para continuar cultivándolas por varias cosechas, espere a que las hojas alcancen una altura de unas 4 pulgadas (10,16 cm). Coseche las 3 pulgadas (7,62 cm) superiores y deje la porción inferior intacta. Luego espere a que vuelva a crecer.

Para que el cultivo sea más ameno, cultive lechugas a partir de recortes de alimentos. Simplemente, coloque el cogollo en agua y observe cómo nacen hojas y raíces. Las vasijas de cuello estrecho tipo bulbos son ideales para mantener las hojas erectas mientras las raíces crecen en el agua en la parte inferior. Esta es una versión casera del cultivo hidropónico de lechugas que los cultivadores practican a mayor escala.  

Los caracoles y las babosas devoran y dejan hoyos grandes en las hojas de lechuga tiernas.

Detección de problemas con las lechugas

Desafortunadamente, a muchas plagas de jardín les gustan las hojas tiernas de la lechuga. Los caracoles y babosas son dos de las peores. Si usted se pregunta qué plaga está devorando las hojas de sus lechugas, busque indicios. Los hoyos grandes irregulares y la evidencia de mucosidad babosa demuestran la presencia de caracoles y babosas. Los áfidos dejan manchas descoloridas donde succionan las hojas de lechuga mientras que los gusanos y orugas dejan hoyos similares a los de las babosas pero sin rastros de mucosidad.

Las babosas y los caracoles son moluscos, no insectos, por lo tanto, se necesita un pesticida especial para controlarlos. Con los gránulos listos para usar del veneno Corry’s para caracoles y babosas, estas plagas dejan de alimentarse en cuanto comen el cebo. Y sus familiares y mascotas pueden continuar disfrutando del jardín mientras esto sucede.

Para otras plagas de la lechuga como los áfidos, gusanos cortadores, orugas, alticinos y gusanos de la col (que afectan a las lechugas además de los repollos), un insecticida confiable como el insecticida listo para usar Sevin elimina a los insectos antes de que empeoren los daños.

Las enfermedades causadas por hongos, como el oídio, las manchas en las hojas, la podredumbre de las raíces y el mildiú, también afectan a las lechugas, especialmente durante el clima húmedo constante. Una vez que estas enfermedades de hongos se activan, la propagación es rápida; por lo que el mejor control es la prevención. Evite el riego desde arriba que moja las hojas de la lechuga, en su lugar, use el riego por goteo o riegue la tierra alrededor de las plantas. Riegue temprano durante el día para que las hojas se sequen bien con el sol del mediodía.

El sabor de la lechuga es mejor durante el clima fresco y nada supera la primera ensalada tierna de la primavera, o el otoño. En Corry’s, estamos a su servicio para que aprenda sobre jardinería y experimente la satisfacción que se obtiene al cultivar sus propios alimentos y plantas. Después de todo, llevamos más de 70 años protegiendo plantas, así que… ¡ya puede comenzar a disfrutar de la jardinería y de sus lechugas! 
Lea siempre las etiquetas de los productos cuidadosamente y siga las instrucciones con detenimiento, incluyendo los intervalos previos a la cosecha (PHI) y la frecuencia de aplicación.

Corry’s es una marca registrada de Matson, LLC.

Lilly Miller y Alaska son marcas registradas de Central Garden & Pet Company.

Sevin es una marca registrada de Tessenderlo Kerley, Inc.
 


Fuente:

1. "Lettuce – Key Growing Information," (La lechuga – información clave para su cultivo), Johnny’s Selected Seeds.
Recursos de Corry's